El sarro

   ¿eso?

 

 

los años, sus estómagos abiertos a la enorme mirada, el sarro
que se solidifica cuando hay alguien ahí,
la diferencia que alegra
al principio y después pasa,
como el agua, no se puede contener,
la impotencia es esta cárcel abierta, las necesidades
se escapan para asfixiarse con su propia cola, el sarro se quiebra, reflota,
es igual, y mi mano se cierra y se abre como si en ella hubiera algo que puedo agarrar,
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s